La huida

Huir de uno mismo
es volar en el suelo
la utopía de los gusanos
el querer del cinismo.

La locura como apoyo
el miedo como pared
el amor como balanza
y tu pecho, tu pecho mi sostén.

No sé huir
No sé escapar
No sé si existí
o solo me vi pasar.

la “felicidad” nunca pasó
y pasó que nunca pasaste

con ella
conmigo.

Felicidad inconstante
lapsos de lo que nunca fue
silencio con dolor
reflejo de realismo
enséñame a destruir el abismo.

Ahora me detengo y respiro
el aire de algún otro suspiro
y simplemente digo:
“Muerto acabaré”
solo por no estar conmigo.

A dónde huiré
si siempre me persigo
si siempre sobrevivo
a esta sensación que mata
que mi sudor arrebata
a lo que llaman templo
donde nunca aprendí a orar.
He intentado destruirlo
y me destruí el alma primero.

A dónde iré de mí
si me persigo con el pensamiento
de la realidad del sentimiento
el que me dice
“así sos”
“así sos”

Abrí los ojos y seguía dentro
al final nunca fue principio
solo las ganas de ser otro
cuando bastaba ser uno mismo.

insisto,
debo ser yo
amarme a mí
existir de mucho
pareciendo poco
sabiendo “nada”
para serlo todo.

Al final no pude huir de mí…y preferí quedarme.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s