Ego, tú y yo

Hoy despierto como aquel que sigue dormido y no sabe si abrir las ventanas o los ojos. No quise pensar en la noche anterior porque le prometí amnesia a la conciencia, hasta ahora he cumplido. Yo no creo en el pecado solo en el pecador; me veo en el espejo y no estoy tan ausente, en la mirada hay secuelas o más bien memorias de lo que la mente no quiso borrar, pero para qué borrar lo que nunca se escribió. No he escrito nada aun y me duele la imaginación, puede que la creatividad fuera para los colores y la inspiración para los lamentos.  Hace tanto que dejé la escritura qué no sé si me recuerda o si ya aprendió a perdonarme. Hace tanto tiempo que no hago poesía ¿Será que ella ya no me siente?

Hoy buscaré un silencio largo donde pueda ocultar palabras que comprometan al orgullo, hace mucho orgullo que no me pierdo. Me cuesta creer que no creo en mí y creo en Dios, pero no es culpa suya, es culpa de mi ateísmo interior. No quiero recordar y por olvidar me recordé primero, quise omitir la noche, pero me amaneció el desconcierto. Me prometo no fallar, la próxima vez existiré menos. Pensé en tirar mis hojas, pero estaban tan vacías que sentí pena por ellas. Veo la tinta y no encuentro el plumón, no sé si arrepentirme o escribir mi perdón.

Empezaré con el punto para que entiendan que después del final siempre hay algo nuevo que contar. ¿No sé si incluirme en lo que escribo o excluirme un poco más para escribir mejor? no quiero que el ego se entrometa, me dije. El “otro” responde a cada pregunta y a cada recuerdo; recuerdo qué no sé si soy lo de ayer o soy lo de hoy, si me quedé en el pasado o si no has pasado de mí.

Detesto ser ese extraño que no puede descansar en paz, porque la paz se quedó con ella y me dejó la culpa. Prometo no escribir más, ella quiere que siga. Ya no sé si estoy escribiendo o me estoy describiendo, pero no puedo guardar la tinta que ya regamos juntos porque ella sabe que no sé si somos o seremos cuando el futuro nos presente el esperado mañana. Perdón, la culpa es nuestra, mi ego y yo.

La inspiración no avisa, le dije…

Anuncios

Un comentario en “Ego, tú y yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s