El breve espacio donde somos.

Hoy procuré no empezar y simplemente seguir; seguir aquella conversación que no supimos sostener en otra vida y decidimos terminar en esta. Me preguntas el por qué del no sé qué siento cuando estoy contigo; “contigo” un termino que no sostiene palabras y se mantiene con hechos. Hablando de hechos, me debes muchos, te debo los mismos, me debes un futuro; el futuro de estar conmigo. Yo sé que el ser feliz es una obligación que incumplimos de cuando en cuando, pero no te preocupes “amor” ; “amor” porque lo conoces y a los dos nos lo presentaron. Ahora que vuelves y pueda que siempre estuviste, te digo: “soy el mismo que dejaste, pues nunca me he ido”. Eso supongo responde muchas respuestas, las mismas preguntas que nos inventó la duda, una que ya no cabe, porque la ilusión se llevó el espacio. El amor también tiene fracasos, pero esta vez podemos elegir nuestra supuesta derrota.

Ahora que nos conocemos un poco menos y suponemos un poco más dime que piensas. No me hagas contestar por ti, ya me cansé de inventar historias verdaderas y de inventar finales que nunca terminan. Hoy podré decir que el futuro está más cerca, que el famoso mañana que prometieron tiene tus ojos y tu fragancia. Por está parte de la historia pueda y estés sonriendo, de no ser así permiteme intentarlo de nuevo, perdona si soy lo que nunca has visto, pero es justo conmigo mismo, después de encontrar lo que pensé nunca existió. Tú.

Ahora que estás y no estás sigo esperando en mi ventana, pueda que cada día termine y no te traiga, pueda que sigas viniendo a mi mente y la razón este de tu lado, te daré la razón, solo porque necesito estar un poco más loco.

Ahora que profundizo esto, hablaré del amor y sus derechos, perdona si lo menciono y también te estremece el suspenso; el suspenso de ver con los ojos cerrados y seguirnos sintiendo. No quiero prometer esta vez nada, pueda que en otra vida nos quisimos tanto que no supimos querer, ahora dime mujer, déjame escribir mientras no te pueda ver. Tanto tiempo ha pasado y estamos en la misma noche, aquella donde dijimos que eramos buenos, donde yo digo y recalco el breve espacio donde somos. No quiero poner fin, fingiré demencia y diré que aquí no existió ningún punto…

Hoy pediré perdón y será por decirlo todo y no tenerte de frente.

“Puedes sonreír, prometo no juzgar tu sonrisa sincera.”

nomeolvides

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s