Amor en rescoldo de caricias.

Amor en rescoldo de caricias.
@DiablaGuardian / @Lex_J_Dean

La noche se hace de humedad en las calles,
con la caída de cada gota al río de asfalto,
y en tenues luces de farolas tibias,
mi cuerpo se llena de sombras,
infringidas por tus cálidas manos.

Tu perfume satura mis instintos agazapados en mi vientre,
la brisa suave de tu aliento recorriendo mi cadera,
desbordando un mar salado de entre mis labios plata.
Pareciera que nuestros cuerpos,
se sincronizan ante la fogosa
mirada, y tus labios
me roen la piel sin descanso.

 

Como todo buen navegante,
sigo amando sin miedo,
rozando la orilla de tu abismo,
no soy otro, soy el mismo;
el mismo amante jugando al ciego.

Me quedo aquí, yo no me muevo,
sigo jugando con tus deseos,
cumpliendo otros,
dejando nuevos.

La oleada de caricias que depositas,
van jugando ahora con mis arenas secas,
mojadas se abren paso a tus labios sedientos,
bebes, marino sediento con el fino roce de tu lengua.

El éxtasis me tiene adherida a tu piel de fuego,
gemidos se van escapando del nudo de mi cuello,
mientras tanto vas mordiendo mi piel que es más tuya que mía,
y me pierdo bajo el limbo abismo de tus ojos negros felinos.

 

La cordura acá nos sobra,
el calor se lleva dentro,
los sonidos de tu cuerpo son mi cuerpo,
todo y cuando la pasión también es compositora,
de murmullos pasionales que se mezclan con el viento.

Dentro tuyo, yo me adentro,
mientras tú ya me devoras,
muerdo todo el sufrimiento de querer soñar estando despierto,
escuchándote gemir todo se aminora.

Te rodeo con las piernas en un ardiente abrazo,
vas rozando mis senos con tu labios tersos,
muerdes en cada avance mis deseos,
sucumbo ante la delicia que deja la caricia de tus labios.

Gemir no es suficiente,
cada caricia tuya me explota los sentidos,
vas mordiendo, lamiendo, rasgando cada centímetro de mi cielo,
en tus manos soy agua que fluye como río.

 

Ya me encuentro entre tus muros,
¿penetrables?, ya lo creo.
No me reservo los deseos,
prefiero cumplirlos mientras estamos sintiendo.

Todo el peso de las sábanas nos sale sobrando sobre los cuerpos,
de acá se sale volando; volando mientras sonrío sobre tus pechos,
a cada centímetro me voy adentrando, beso a beso vamos caminando
por las fauces de este nuestro infierno.

Tango sinfónico de compases en caricias,
la dulzura desbordando del sexo que nos acoge,
son las bocas ya una misma
y los deseos crecientes sin decoro.

No basta una simple sonrisa,
bajo la dulce delicia del electrizante orgasmo que nos rodea,
no basta las póstumas caricias que quedan,
cuando el naufragio sucumbe bajo la saciedad de nuestras orillas.

 

caravaggio2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s