Un minuto de silencio

“Él tan taciturno y ella, puro ruido. El grito de la gente era el eco del vacío, una ciudad en pena que guardaba lágrimas que también son río. Ya no río por tu causa, esa causa, qué defecto. Él tan taciturno y ella…ella no sé, ya no está, se fue y nunca estuvo. El ruido era el pensar de este pensador que no pasó de la mente en blanco, por tu ausencia,  esos colores. Soledad, amiga, hermana, mía y de todos…en un minuto, taciturno sigo.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s