En otro sueño

“Desde hace mucho que esperaba esto de quedarnos a ciegas y yo aquí, sintiéndome nervioso, buscando la dirección de nuestros cuerpos a manos atadas, digo, entrelazadas; mientras me hablas a besos. No te preocupes, no hables. Tu sonrisa se expande como si buscara una salida por los costados de tu rostro; no te culpo, así es lo nuestro. Tan constante, sin variables, somos dos cuerpos en reposo. No te muevas, yo sigo quieto. No aminores los suspiros mientras besas, pues me gusta empañar los vidrios que están entre nosotros. Tal vez pueda escribir en ellos los versos que no me dejas decirte. Me gustas…me gusta, y la diferencia es una mano entre mis miedos, que se ven forzados a salir corriendo.

No sé tú, pero el tiempo nunca pasa. Probablemente olvidó el camino y no lo culpo, pues en tus ojos se pierde cualquiera. En tus ojos yo a veces me pierdo. Te amo, desde todos los puntos de tu espalda, boca y pecho. Hoy seremos amor para que luego podamos hacerlo.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s